martes, 14 de febrero de 2017

Cannibal Neanderthals: Did eating brains help push them to extinction?



Cannibalism: A Perfectly Natural History explores extinction theory of modern humanity's ancestor.

Cannibalism might have helped push the Neanderthals to extinction with a neurodegenerative disease spreading as a result of the practice of eating brains.

The possible role of cannibalism in the decline of our extinct relatives has been highlighted by Bill Schutt, professor of biology at LIU Post and a research associate at the American Museum of Natural History. His latest book, Cannibalism: A Perfectly Natural History, explores how the practice permeates nature – including our own species – and is far more common than may be expected.

In one section of the book, Schutt looks at how evidence increasingly suggests that Neanderthals ate one another – and what impact that may have had on their numbers. [...] ibtimes.co.uk

Greece displays '7,000-year-old archaeological enigma'


Reuters
  
A statuette which Greek archaeologists are calling a "7,000-year-old enigma" has gone on show in the National Archaeological Museum in Athens.

The bird-like object was carved from granite - without the benefit of metal tools, as it dates from the Final Neolithic period.

The 36cm (14in) statuette has a pointed nose, round belly and cylindrical legs.


But it has mystified archaeologists, who do not know exactly what it is or where it came from.
The museum says the figure is asexual, with no sign of breasts or genitals.

But it says it is difficult to say whether that is a result of the challenge of carving granite without metal tools, or whether it was deliberate and could tell us something about the place of gender in Neolithic society.

The piece is on display until 26 March as part of the Unseen Museum display, a temporary exhibition of some 200,000 antiquities held in the museum vaults and not on permanent show. BBC News / Link 2 

Video: Mystery Greek artifact goes on rare display - NTDTV
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.12 nº 12.


Actualización: El Museo Arqueológico de Atenas expone uno de sus principales enigmas arqueológicos
Hasta el próximo día 26 de marzo se podrá contemplar en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas una de las esculturas más enigmáticas de su colección.

La figura, que ha sido calificada por los arqueólogos como un enigma de 7.000 años de antigüedad forma parte de un grupo de 200.000 objetos que el museo atesora en sus almacenes pero que no se suelen exponer al público.

Se trata de un objeto artístico del que los expertos apenas saben nada concreto, más allá de su antigüedad, atribuida al Neolítico.

Se cree que fue hallada al norte de Grecia, en Tesalia o Macedonia, pero tampoco es seguro porque la figura pertenecía a una colección privada que fue donada al museo y tampoco hay información de la fecha de su descubrimiento.

Lo que si está claro es que tiene unos 7.000 años, pero sus características no parecen encajar con ninguna otra escultura conocida. Tiene unos 36 centímetros de alto, con un torso redondeado y un vientre prominente y abultado. La nariz parece tener la forma de un pico, y las piernas son también gruesas y cilíndricas...

¿Somos omnívoros, carnívoros o herbívoros? Zanjamos el debate


(Ales_Utovko / Getty)

Hay quien abraza el vegetarianismo o el veganismo por placer, por salud, por moda, por conciencia hacia los animales o por el convencimiento de que, por naturaleza, estamos hechos para nutrirnos a expensas del mundo vegetal y nada más.

Este último argumento se fundamenta en hechos como que la mayoría de los primates, el orden de mamíferos al cual pertenecemos, se alimenta de plantas. Que carecemos de garras para cazar y despedazar animales, que nuestra dentadura es demasiado débil para despedazar a mordiscos a otros seres vivos o que nuestros intestinos son más largos que los de otros mamíferos carnívoros.

Sin embargo, la ciencia desmiente estas conclusiones. “La carne nos hace humanos”, aseguran en el libro Paleo recetas: la dieta de nuestros orígenes para una vida saludable el paleontólogo Eudald Carbonell y la periodista y arqueóloga Cinta Bellmunt.

No es solo una afirmación suya. Los avances científicos sobre la evolución humana constatan que los hombres de la prehistoria no empezaron a comer carne por capricho. Fue una de las muchas consecuencias de las sucesivas adaptaciones al medio en el que se encontraban. [...] lavanguardia.com

‘La pieza del mes’ en el M. A. de Jerez: "Alabarda de sílex de Torremelgarejo"



‘La pieza del mes’ en el Museo Arqueológico: "Alabarda de sílex de Torremelgarejo"
18 de Febrero a las 12.30 h. Conferencia de D. José Ramos Muñoz. Universidad de Cádiz.

El Museo Arqueológico ofrecerá este próximo sábado, 18 de febrero, a las 12,30 horas, una nueva sesión del ciclo 'La pieza del mes', que esta ver será protagonizada por la alabarda de sílex de Torremelgarejo, que será presentada por el profesor de la UCA José Ramos Muñoz. La obra mide 145 mm de longitud, 48 mm de anchura y 14 mm de grosor. Cuerpo con lados ligeramente convexos y base con dos muescas laterales bien conformadas para adecuarla al enmangue. Tallada en ambas caras, el soporte ha sido una gran lámina de sílex gris muy modificada por los retoques. 

Excepcional por su perfección técnica, fue hallada durante la excavación de urgencia realizada en 1988 en la ladera norte del cerro en el que se ubica la torre bajomedieval que da nombre al núcleo rural. Formaba parte del ajuar funerario de una inhumación colectiva de tipo silo o cueva artificial de cámara simple, estructuras funerarias frecuentes durante el Calcolítico en la Baja Andalucía. 

La gran calidad de la pieza y el hecho de que no se observen en la misma señales de uso o desgaste, por lo que no se ha utilizado en actividades cotidianas, permite deducir un carácter de prestigio y/o ritual.
La cita tendrá una duración aproximada de 45 minutos y la asistencia es libre y gratuita.

Saber más
Programa 2017

Neandertales y sapiens cazaban de la misma forma en Covalejos (Cantabria)


Boca de la cueva de Covalejos (Velo, Piélagos). regiocantabrorum.es

Miles de huesos de animales enterrados en la cueva de Covalejos (Cantabria) revelan que neandertales y sapiens seguían estrategias de caza similares hace entre 45.000 y 25.000 años. La investigación, en la que participa la Universidad Complutense de Madrid, muestra cómo la cueva fue el lugar elegido por ambas especies para tratar las piezas cazadas y comer de forma recurrente.

Hace entre 45.000 y 25.000 años, en la región cántabra de Covalejos, cerca de la desembocadura del río Pas, neandertales (Homo neanderthalensis) y sapiens (H. sapiens) cazaban de la misma manera.

“Perseguían las mismas especies y las explotaban igual, seleccionando a los ejemplares de las mismas edades y aprovechando los mejores, adultos jóvenes normalmente, de los que explotaban su piel, su carne y su tuétano”, explica José Yravedra Sainz, investigador del departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

En un estudio publicado en Archaeological and Anthropological Sciences, el científico y un equipo de investigadores de la Universidad de Cantabria, el Itinerario Cultural del Consejo de Europa ‘Prehistoric Rock Art’ y la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid han analizado más de 30.000 restos de animales enterrados en la cueva de Covalejos. [...] SINC