viernes, 24 de febrero de 2017

El puntillismo de Van Gogh y Seurat tiene su origen hace 38.000 años


1/2. Newly discovered limestone slab from Abri Cellier with pointillist mammoth in profile view formed my dozens of individual punctuations and re-shaping of the natural edge of the block to conform to the animals head and back line. Photo and drawing by R. Bourrillon.

Europa Press. Un tesoro recién descubierto de 16 bloques de piedra caliza grabados y modificados de otra forma creados hace 38.000 años confirma los orígenes antiguos de las técnicas puntillistas adoptadas posteriormente por artistas de los siglos XIX y XX, como Georges Seurat, Vincent Van Gogh, Camille Pissarro y Roy Lichtenstein.

"Estamos muy familiarizados con las técnicas de estos artistas modernos", observa el antropólogo de la Universidad de Nueva York, Randall White, quien dirigió la excavación en el valle de Vézère, en Francia. "Pero ahora podemos confirmar que esta forma de creación de imágenes ya la estaba practicando la primera cultura humana europea, la Auriñaciense", añade.

El puntillismo, una técnica de pintura en la que se utilizan pequeños puntos para crear la ilusión de una imagen más grande, se desarrolló en la década de 1880. Sin embargo, los arqueólogos han encontrado pruebas del uso de esta técnica miles de años antes, que datan de hace más de 35.000 años, como se revela en la revista 'Quaternary International'.

Los descubrimientos de White y sus colegas --que incluyen imágenes de mamuts y caballos-- confirman que los auriñacienses, la primera cultura humana moderna de Europa, empleó una forma de puntillismo. Estos hallazgos añaden peso a descubrimientos previos aislados, como un rinoceronte, en la 'Grotte Chauvet', en Francia, formado por la aplicación de decenas de puntos pintados primero en la palma de la mano y luego transferidos a la pared de la cueva.

A principios de este año, el equipo de White informó sobre el descubrimiento de una imagen puntillista de 38.000 años de un aurochs o vaca silvestre, un hallazgo que indica que se trata de algunas de las imágenes gráficas conocidas más tempranas encontradas en Eurasia Occidental y ofrece ideas sobre la naturaleza de los seres humanos modernos durante ese periodo.

Ahora, los investigadores han encontrado otra imagen puntillista --esta vez de un mamut lanudo-- en un refugio rocoso del mismo periodo conocido como Abri Cellier, situado cerca del sitio de búsqueda anterior de Abri Blanchard. Abri Cellier ha estado durante mucho tiempo en la lista de los arqueólogos de los principales sitios artísticos que se atribuyen al Auriñaciense europeo. Las excavaciones en 1927 revelaron 15 bloques de piedra caliza grabados y/o perforados que han servido como punto de referencia clave para el estudio del arte auriñaciense en la región.

En 2014, White y sus colegas regresaron a Cellier buscando depósitos intactos que permitirían entender mejor la secuencia arqueológica en el sitio y su relación con otros sitios auriñacienses. Esperaban que la nueva excavación pudiera producir nuevas imágenes grabadas, pero no estaban preparados para descubrir esos 16 bloques de piedra. Uno de ellos, roto por la mitad durante la prehistoria, estaba allí hace 38.000 años, según la datación por radiocarbono.

Sorprendentemente, los 15 bloques restantes, incluyendo el mamut puntillista, una de las tres figuras de mamut reconocidas durante la nueva obra en Cellier, habían sido abandonados en el lugar por los excavadores de 1927. Como muchas de las huellas grabadas son rudimentarias y, por lo tanto, difíciles de interpretar, los excavadores originales las pusieron a un lado sólo en caso de que pudieran tener algo inscrito en ellas.

El nuevo documento presenta evidencia de que la fecha de 38.000 años para el grabado recién excavado también se aplica al nuevo tesoro y a los otros bloques encontrados en 1927 y ahora alojados en el Museo Nacional de Prehistoria de Francia. El equipo de este trabajo incluye investigadores de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), la Universidad de Toronto (Canadá), la Universidad de Toulouse (Francia), el Museo de Historia Natural de París (Francia) y la Universidad de Oxford (Reino Unido). eldia.es.


Finding of 38,000 Year-Old Engravings Confirms Ancient Origins of Technique Used by Seurat, Van Gogh | EurekAlert! 

This is a graphic rendering of the recently published Blanchard aurochs illustrating the arrangement of punctuations in relation to the animal.

New York University. A newly discovered trove of 16 engraved and otherwise modified limestone blocks, created 38,000 years ago, confirms the ancient origins of the pointillist techniques later adopted by 19th and 20th century artists such as Georges Seurat, Vincent Van Gogh, Camille Pissarro, and Roy Lichtenstein.

"We're quite familiar with the techniques of these modern artists," observes New York University anthropologist Randall White, who led the excavation in France's Vézère Valley. "But now we can confirm this form of image-making was already being practiced by Europe's earliest human culture, the Aurignacian."...


Vídeo: Prehistoric Van Goghs: Artists Used Pointillism 38,000 Years Ago - LiveScienceVideos
Ver en PaleoVídeos > L.R.2.12 nº 14.

Entrada relacionada / Related post


Actualización: Prehistoric Aurochs Image Opens Up A New View Of Human Evolution : NPR
We Homo sapiens have been artists throughout much of our prehistory, creating paintings, engravings and statues, often representing animals.

Now, a team of researchers has described a new discovery from the rock shelter Abri Blanchard in the Dordogne region of France that features a striking image of an aurochs engraved on a limestone slab.
The date the image was made is as compelling as the art itself: 38,000 years ago, during the Upper Paleolithic's Aurignacian. That's older than the famous images at both Lascaux and Chauvet caves, also in France.

The find is reported in an article published online in late January by R. Bourrillon and co-authors in the journal Quaternary International...


Actualización: Lo que el primer dibujo de la humanidad dice sobre nosotros | EL PAÍS
Cuando los primeros arqueólogos las encontraron, en los años veinte del siglo pasado, fueron descartadas como piedras inútiles sin valor científico. Sin embargo, una nueva investigación acaba de descubrir en aquellos fragmentos olvidados del Abri Blanchard, un yacimiento prehistórico en el suroeste de Francia, la representación de un animal más antigua de Europa. Este hallazgo, el grabado de un uro (un toro extinguido) realizado hace 38.000 años, ofrece una llave para tratar de entender el pasado más remoto de nuestra especie, sus relaciones sociales y manifestaciones artísticas. Representa también una ventana para observar el nacimiento de algo que no todos los científicos se atreven a llamar arte, pero que implica sin duda una voluntad de representar el mundo que les rodeaba...