lunes, 27 de febrero de 2017

Altamira no garantiza las visitas a la cueva en un futuro


 
La directora del Museo, Pilar Fatás, ha afirmado que no se puede asegurar que las aperturas limitadas por sorteo puedan seguir siendo así mucho tiempo

La directora del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira, Pilar Fatás, ha manifestado que no se puede garantizar que la apertura limitada a la cueva original, con la entrada de 250 personas al año, «pueda seguir siendo así mucho tiempo» y ha explicado que cualquier decisión que se tome al respecto será en base a los informes técnicos del Plan de Conservación Preventiva.

«No podemos garantizar que estas aperturas puedan seguir siendo así mucho tiempo», ha señalado Fatás hoy al ser preguntada por el futuro de la cueva de Altamira en el Foro de la Ser, en el que ha considerado que, por el momento, esas visitas experimentales puestas en marcha en febrero de 2014 son compatibles con la conservación de la cavidad pero ha reivindicado que el «conocimiento» de los valores de Altamira es posible a través del museo y la réplica.

Al igual que su antecesor José Antonio Lasheras, de cuyo fallecimiento se cumplió ayer un año y con el que trabajó como subdirectora del museo durante 16 años, Fatás ha indicado que ella apoya una «política conservacionista» en la que se tenga en cuenta «lo que la cueva permite» en cuanto a visitas se refiere. «Cada cueva es un mundo», ha dicho cuestionada por la política restrictiva aplicada en cavidades como la de Lascaux en Francia.

La directora del Museo ha reconocido que en Francia «son más restrictivos» que en España» pero ha destacado que, frente a ellos, se han desarrollado centros de arte e investigación y «grandes reproducciones» que permiten a la sociedad cubrir su necesidad de conocer esas cavidades con pinturas rupestres. [...] abc.es / Link 2 

Vídeo relacionado: Pilar Fatás, directora de museo Nacional Altamira - holastream
Vídeo añadido a PaleoVídeos > L.R.1.13. nº 23.

Nuevas evidencias sobre la dieta del Homo antecessor de Atapuerca


  • Un equipo coliderado por expertos de la Universidad de Alicante, el IPHES y la Universidad de Barcelona analiza por primera vez la dieta del Homo antecessor a partir del estudio de las trazas microscópicas que dejan las partículas abrasivas de los alimentos en el esmalte dentario 
  • Según el nuevo estudio, publicado en la revista científica Scientific Reports, el H. antecessor procesaba y consumía el alimento de forma diferente a otros homininos del Pleistoceno inferior 
  • El patrón alimentario del H. antecessor podría responder a un ambiente con grandes fluctuaciones en el clima y en la disponibilidad de alimentos
El Homo antecessor, una especie que habitó la península ibérica hace unos 800.000 años, habría tenido un patrón alimentario mecánicamente más exigente que el de otras especies de homininos de Europa y el continente africano. Este patrón único, que se caracterizaría por el consumo de alimentos duros y abrasivos, podría explicarse por las diferencias en el procesamiento de los alimentos en un entorno muy exigente con fluctuaciones en el clima y en los recursos alimentarios, según un estudio publicado por la revista Scientific Reports y coliderado por un equipo de la Universidad de Alicante, la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES).

En la nueva investigación, que revela por primera vez las evidencias sobre la dieta de estos homininos a partir del estudio de las trazas microscópicas que dejan los alimentos en el esmalte dental, han participado los investigadores del equipo de Alejandro Pérez-Pérez, formado por los doctores Ferran Estebaranz, Laura Martínez y Beatriz Pinilla (UB), Marina Lozano (IPHES), Alejandro Romero (Universidad de Alicante), Jordi Galbany (Universidad George Washington), y los codirectores del yacimiento de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, CENIEH), Eudald Carbonell (IPHES) y Juan Luis Arsuaga (Universidad Complutense de Madrid).

Hasta la realización de esta investigación, la dieta de los homininos del Pleistoceno inferior europeo de Atapuerca (Burgos, España), uno de nuestros antepasados más remotos, se ha inferido a partir de los restos de animales encontrados en los mismos niveles en los que se hallaron los restos humanos: una gran variedad de mamíferos de gran tamaño e incluso tortugas. También se ha sugerido la presencia de indicios de canibalismo en algunos de estos fósiles... (Vídeo) web.ua.es


New evidence on the diet of Homo antecessor from Atapuerca | CENIEH
Homo antecessor, a hominin species that inhabited the Iberian Peninsula around 800,000 years ago, would have a mechanically more demanding diet than other hominin species in Europe and the African continent. This unique pattern, which would be characterized by the consumption of hard and abrasive foods, may be explained by the differences in food processing in a very demanding environment with fluctuations in climate and food resources, according to a study published in the journal Scientific Reports and led by a team from the Faculty of Biology of the University of Barcelona, the Catalan Institute of Human Paleoecology and Social Evolution (IPHES) and the University of Alicante...