viernes, 24 de marzo de 2017

Nuevas dataciones convierten las pinturas rupestres de Cova Eirós en el yacimiento con arte más antiguo de Galicia


1/2. Detalle de uno de los motivos pintados con la localización de la muestra datada (recuadro verde). A la derecha, calco de la pintura datada (en negro) y la figura zoomorfa esquemática infrayaciente (rojo) (GEPN-AAT/IPHES).

Los resultados se dan a conocer en la prestigiosa revista Radiocarbon y les otorga una cronología de 9.000 años

El desarrollo de las dataciones radiométricas mediante acelerador de masas en las últimas décadas está permitiendo datar de modo directo manifestaciones pictóricas elaboradas con materiales orgánicos como el carbón vegetal. Precisamente con esta nueva tecnología el grupo de investigación formado por miembros del GEPN-AAT (Grupo de Estudios para la Prehistoria del NO Ibérico. Arqueología, Antigüedad y Territorio ) de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) de Tarragona ha podido precisar en mayor medida la edad de las pinturas de Cova Eirós (Triacastela, Lugo), que se remontarían a hace 9.000 años y que las convierten en el yacimiento con arte más antiguo de Galicia.

Debido a los graves problemas de contaminación, en el caso concreto de las pinturas de Cova Eirós fue preciso recurrir a una sofisticada variante técnica, la oxidación por plasma, para la que contaron con la dilatada experiencia de Karen Steelmann, de la Universidad de Central Arkansas. [...] iphesnoticias.blogspot.com.es

Referencia:
Steelman, K., de Lombera Hermida, A., Viñas Vallverdú, R., Rodríguez-Álvarez, X. P., Carrera Ramírez, F., Rubio Mora, A. e Fábregas Valcarce, R. (2017): “Cova Eirós: an integrated approach to dating the earliest known cave art in NW Iberia”. Radiocarbon vol. 59.1, págs. 151-164.

Cómo era el Sahara antes de convertirse en el mayor desierto del planeta


Getty Images

Lo que es hoy el árido, caliente e inhóspito desierto del Sahara, en el norte de África, era una región de sabanas y praderas frondosas con algunos bosques y el hogar de cazadores y recolectores que vivían de una variedad animales y plantas, sostenidos por lagos permanentes y grandes cantidades de lluvias.

Eso fue entre hace unos 5.000 y 10.000 años, un período conocido como el "Sahara verde" o "Sahara húmedo".

Es difícil imaginar que el mayor desierto cálido del mundo, que tiene una precipitación anual de apenas entre 35 y 100 milímetros, hace unos miles de años recibía lluvias hasta 20 veces más intensas.
Los vientos estacionales monzones, traían lluvias cíclicas que mantenían fértil la tierra.

Hay diferentes estudios que reconstruyen el clima y la vegetación del Sahara en los últimos 10.000 años.

Uno de los más recientes, publicado conjuntamente por investigadores de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, y las universidades de Columbia y Arizona en Estados Unidos, analizó la sedimentación marina en el norte de África para encontrar un patrón de lluvias.

"La precipitación anual en el Sahara occidental pudo haber sido de hasta 2.000 milímetros más de los que es hoy en día, con una vegetación parecida a la de la actual parte sur de Senegal", dijo a BBC Mundo el doctor Francesco Pausata, climatólogo del Departamento de Meteorología de la Universidad de Estocolmo y coautor del estudio. [...] BBC Mundo


Entrada relacionada