viernes, 9 de febrero de 2018

Las técnicas de caza explican por qué los neandertales no dibujaban



A diferencia de los humanos modernos, los neandertales nunca demostraron la capacidad de dibujar imágenes reconocibles, aunque tenían cerebros grandes y produjeron herramientas complejas.

Esa brecha artística con los humanos modernos, y su habilidad para decorar cuevas con figuras de animales, puede deberse a las diferencias en la forma en que cazaban ambas especies humanas, sugiere un científico de la Universidad de California, Davis, experto en relaciones depredador-presa y sus impactos en la evolución del comportamiento.

Los neandertales usaban lanzas de empuje para derribar a sus presas a corta distancia en Eurasia, mientras que los Homo sapiens, o humanos modernos, pasaron cientos de miles de años cazando en un cauteloso y peligroso juego de caza-recompensa con presas cautelosas en las praderas abiertas de África.

Richard Coss, profesor emérito de psicología, dice que la coordinación mano-ojo involucrada tanto en la caza con lanzamiento de lanzas como en el dibujo de arte representativo podría ser un factor que explique por qué los humanos modernos se hicieron más inteligentes que los neandertales.

En un artículo recientemente publicado en la revista Evolutionary Studies in Imaginative Culture, Coss examina la evidencia arqueológica, la genómica, los estudios de neurociencia, el comportamiento animal y el arte rupestre prehistórico.

A partir de esto, propone una nueva teoría para la evolución del cerebro humano: el Homo sapiens desarrolló cráneos más redondos y cortezas parietales más grandes, la región del cerebro que integra imágenes visuales y coordinación motriz, debido a una carrera armamentista evolutiva con presas cada vez más cautelosas.

Los primeros humanos cazaron lanzando lanzas en el África subsahariana durante más de 500.000 años, lo que llevó a su cada vez más vigiladas presas a desarrollar mejores estrategias de supervivencia o huida, dijo Coss.

Algunos antropólogos han sugerido que arrojar lanzas desde una distancia segura hace que la caza mayor sea menos peligrosa, dijo. Pero hasta ahora, "no se ha explicado por qué los animales grandes, como los hipopótamos y el búfalo del Cabo, son tan peligrosos para los humanos", dijo en un comunicado. "Otras especies no amenazantes que se alimentan cerca de estos animales no desencadenan un comportamiento alerta o agresivo como lo hacen los humanos".

Los neandertales, cuyos antepasados dejaron África para Eurasia antes que los ancestros humanos modernos, usaron lanzas de empuje a corta distancia para matar caballos, renos, bisontes y otros grandes animales que no habían desarrollado una innata cautela entre los humanos, dijo.

"Los neandertales podían visualizar mentalmente animales previamente vistos de la memoria de trabajo, pero no podían traducir esas imágenes mentales de manera efectiva en los patrones coordinados de movimiento de manos necesarios para dibujar", escribe Coss.

Coss, quien enseñó clases de dibujo al principio de su carrera académica y cuya investigación previa se enfocó en el arte y la evolución humana, usó fotos y películas para estudiar los trazos de carboncillos y grabados de animales realizados por artistas humanos hace 28.000 a 32.000 años en la Cueva Chauvet, en el sur de Francia.

Las imágenes visuales empleadas en el dibujo regulan los movimientos de los brazos de forma similar a cómo los cazadores visualizan el arco que deben hacer sus lanzas para alcanzar sus objetivos animales, concluye.

Estos dibujos podrían haber actuado como herramientas de enseñanza. "Dado que el acto de dibujar mejora las habilidades de observación, tal vez estos dibujos fueron útiles para conceptualizar cacerías, evaluar la atención del juego, seleccionar áreas del cuerpo vulnerables como objetivos y fomentar la cohesión del grupo a través de ceremonias espirituales", escribe.

Como resultado, la llegada del dibujo pudo haber preparado el escenario para los cambios culturales, dijo Coss. "Existen enormes implicaciones sociales en esta capacidad para compartir imágenes mentales con los miembros del grupo". europapress.es


Neanderthals’ Lack of Drawing Ability May Relate to Hunting Techniques | UC Davis    
Spear-Throwing Gave Homo Sapiens Better Eye-Hand Coordination, Smarter Brains, UC Davis Study Suggests

Neanderthals had large brains and made complex tools but never demonstrated the ability to draw recognizable images, unlike early modern humans who created vivid renderings of animals and other figures on rocks and cave walls. That artistic gap may be due to differences in the way they hunted, suggests a University of California, Davis, expert on predator-prey relations and their impacts on the evolution of behavior...

Una conferencia en el Museo de Burgos explicará los hallazgos en el yacimiento de 'El Prado'


 
Libro: Vida y muerte en el asentamiento del Neolitico Antiguo de El Prado (Pancorbo, Burgos): Construyendo el Neolitico en la Peninsula Iberica - amazon.es / Link 2
Índice [Download]
Prólogo e introducción [Download]

En el yacimiento de ‘El Prado’, situado en la localidad burgalesa de Pancorbo, fueron hallados restos que pertenecen a un asentamiento al aire libre del Neolítico Antiguo, excavado integralmente en la meseta norte. Sobre esos hallazgos, la arqueóloga Carmen Alonso-Fernández pronunciará el sábado, 10 de febrero, una conferencia en el Museo de Burgos, a las 12:00 horas.

Durante el acto, Alonso-Fernández presentará la obra ‘Vida y muerte en el asentamiento del Neolítico antiguo El Prado. Construyendo el Neolítico en la Península’. Además, la investigadora explicará que se han documentado cincuenta estructuras asociadas a una población de finales del VI milenio cal BC, pertenecientes a los primeros grupos neolíticos que colonizaban la Península, procedentes de la región Anatolia.

En los trabajos arqueológicos realizados se han descubierto silos, fosas funerarias, estructuras relacionadas con el aprovechamiento del agua y un horno, incluyendo la una fosa ritual de tipo votivo del Neolítico final. Estos hallazgos van a contribuir a explicar los primeros asentamientos neolíticos del oeste de Europa y las sociedades segmentarias a partir del uso del espacio, la cerámica, la industria lítica, el ritual funerario, la bio-arqueología (ADN, dieta y movilidad) además del paleo-ambiente y la fauna. En las labores de excavación han colaborado investigadores pertenecientes a universidades y centros de investigación nacionales e internacionales. BURGOSconecta

Arrojan luz sobre el misterio de los túmulos de Australia


© Virtus Heritage

Situados en el norte de Australia, podrían tener hasta 6.000 años de antigüedad, pero a lo largo de décadas tanto su origen como su edad han sido objeto de debate entre los investigadores.

Los investigadores han determinado que las pequeñas colinas de Mapoon, ubicadas en una zona remota del estado australiano de Queensland, son antiguos túmulos con restos de indígenas.

A lo largo de los 60 kilómetros la costa de Mapoon, en la península del Cabo York, se ubican más de 250 montículos. A su investigación y protección se han dedicado las entidades Western Cape Communities Trust y Virtus Heritage, en colaboración con la comunidad indígena local.

La inspección de 11 de esos montículos mediante georadares y magnetometría reveló la presencia de restos humanos que podrían tener hasta 6.000 años, y en consecuencia ser más antiguos que las famosas pirámides de Egipto.

"El origen, la edad y las funciones de estas colinas han sido objeto de debate entre los investigadores durante décadas, y no hay certeza acerca de su edad", comentó a RT la arqueóloga Jean Sutton, que encabezó la actual investigación.

Mientras los indígenas de la tribu Tjungundji, originaria de esta zona, presentieron siempre –sin que mediaran pruebas científicas– que se trataba de los restos de sus antepasados, hubo quienes creían que las colinas eran formaciones naturales, o resultado de las actividades de la fauna.

Según Sutton, los restos hallados podrían tener incluso más de 6.000 años de antigüedad, o tal vez resultar menos antiguos, cosa imposible de comprobar sin realizar excavaciones. "Es posible que sea una fecha intermedia", precisó la arqueóloga.

"Nuestra investigación apunta a que en esta zona del norte de Australia, las sociedades antiguas tenían prácticas mortuorias y culturales más complejas de lo que fue reconocido previamente", sostiene Sutton. RT